Planificación Estratégica

Definir la estrategia adecuada: liderazgo en costes, diferenciación y enfoque; bien individualmente o en combinación, en el entorno en el que la empresa desarrolla sus actividad, vincular la estrategia con la estructura organizativa, con los recursos y capacidades de la empresa y con los resultados, constituye un aspecto crítico en toda empresa, de la que depende; no solamente los éxitos o fracasos, sino la propia supervivencia.

Algunas preguntas a la que todo directivo debería dar respuestas son las siguientes:

¿Qué estrategia es más adecuada teniendo en cuenta el grado de desarrollo de la industria en el que opero, mis habilidades y competencias, mi estructura organizativa, mis capacidades y recursos?

¿Qué estrategia se revela como más exitosa en cada caso: liderazgo en costes, diferenciación, enfoque o una combinación de ellas?

Hemos desarrollado una completa metodología para orientar a las empresas en la decisión estratégica que han de tomar y en el reforzamiento de dicha estrategia con planes de mejora que ayuden a incrementar la eficiencia de las operaciones. Identificar la visión y misión de la empresa, el mapa estratégico a través de relaciones causa-efecto, los objetivos estratégicos desde diferentes perspectivas (financiera, cliente, procesos y crecimiento y aprendizaje de la organización), los factores críticos de éxito (FCE), los indicadores de medición de la “performance” (key performance indicators -KPI-), los responsables y los planes de acción constituyen el núcleo metodológico del BSC.

El BSC trata de resolver los problemas asociados a la gestión tradicional de las empresas, que pueden resumirse en los siguientes:

  1. Estrategia no implementada en todos los niveles de la organización.
  2. Dificultad de entendimiento del lenguaje directivo por parte del resto de la organización.
  3. Ausencia del nexo entre la estrategia de la empresa y la acción; lo que implica ausencia de resultados, logros y metas.
  4. Carencia de claridad en las relaciones causa-efecto, lo que dificulta la toma de decisiones.
  5. Visión cortoplacista.
  6. Excesiva concentración en indicadores financieros.

Beneficios de Implantar un BSC:

Al menos, los siguientes beneficios se desprenden de la implantación de un BSC:

  1. Alineación de los empleados hacia la visión de la empresa.
  2. Comunicación hacia todo el personal de los objetivos y su cumplimiento.
  3. Redefinición de la estrategia en base a resultados.
  4. Traducción de la visión y de la estrategia en acción.
  5. Orientación hacia la creación de valor.
  6. Integración de la información de diversas áreas de negocio.
  7. Mejora de la capacidad de análisis y de la toma de decisiones.

Colaboramos con la alta dirección en la implantación del Balanced Scorecard y le ayuda a convertir su estrategia en resultados.