Costes para la toma de decisiones

La supervivencia no sólo exige el desarrollo de productos innovadores sino también la eliminación de esfuerzos inútiles. Tal vez lo peor que una empresa con problemas puede hacer es implementar reducciones de costos porque, gracias a ello, disminuyen todas las actividades, tanto las perjudiciales como aquellas que son vitales, consiguiendo empeorar su rendimiento.

El ABC/ABM le ayuda a decidir qué productos o clientes debe mantener o eliminar, le permite hacer simulaciones y ver cómo evoluciona el margen individual de cada producto ante tales estímulos. ¿Le gustaría saber cuánto debe costar un producto, cuáles son las actividades que no agregan valor pero sí aportan costes y cuál sería el ahorro de costos si elimina un producto o un cliente que no le es rentable?

Beneficios de implantar un sistema ABC:

  1. Permite calcular de forma más precisa los costes; sobretodo los relativos a determinados costes indirectos de fabricación, administración y comercialización.
  2. Aporta más información sobre los costes de las actividades, tanto las que aportan valor añadido como las que no. Estas últimas son las que se puede intentar eliminar o reducir.
  3. Identifica clientes, productos, servicios u otros objetivos de coste no rentables.
  4. Permite relacionar los costes con sus causas, lo que posibilita una mejor gestión.

Por otra parte, el sistema ABC es extremadamente útil para:

  1. La fijación de precios de productos o servicios.
  2. Establecer el dimensionamiento óptimo de la capacidad productiva y sus procesos.
  3. Ajustar la cartera de productos y de clientes.
  4. Elaborar procesos de simulación (modificación de actividades y procesos).